Menu:

Buscar por fecha:

<   abril 2014   >
DomLunMarMieJueVieSab
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930   
Buscar:

Improcedente el “amparo electoral” de Culebro Borrayes

Categoría: Portada | Colocada por: ASICH2 | Fecha: 16-04-2012 | [Imprimir]

Existen sólidos argumentosconstitucionales, legales y jurisprudenciales que determinan jurídicamente la improcedencia del amparo en materia electoral que Horacio Culebro Borrayes interpuso ante Juzgados administrativos en el Distrito Federal en contra de la
autorización para separarse del cargo al Senador con licencia Manuel Velasco Coello.
En reiteradas ocasiones
el Poder Judicial de la Federación a través de sus tribunales e incluso la Suprema Corte de Justicia de la Nación ha establecido la improcedencia del llamado “amparo electoral” por considerar que las resoluciones o declaraciones en esta materia sólo pueden ser impugnadas a través del TEPJF.
De acuerdo al Dr. Martín Gustavo Moscoso Salas, profesor del Posgrado de la Facultad de Derecho de la UNAM y Director General de Posgrado e Investigación del Instituto Internacional del Derecho y del Estado todo amparo que sea intentado promover en esta materia debe ser tratado como notoriamente improcedente, de lo contrario, se estaría
incumpliendo el mandato constitucional de que la materia electoral y política sea resuelta por la exclusiva competencia especializada del TEPJF.
“Además de que para nada convendría que este tipo de asuntos sean analizados por organismos jurisdiccionales no especializados en la materia electoral, regidos por formalidades procesales inidóneas a la propia naturaleza electoral, llevada a tiempos y contextos distintos en los que se desarrolla el juego político y a métodos interpretativos-argumentativos de poco aporte para la vida democrática del país y al marco de libertad en que necesariamente deben desarrollarse”.
En este entendido se observa una clara “mano negra” en el proceso electoral con la intención de perjudicar a Velasco Coello, ya que el quejoso Culebro Borrayes ha recurrido a otras instancias carentes de competencia para resolver al respecto.
La improcedencia del juicio de amparo no surge porque la norma reclamada contenga un ordenamiento electoral, o porque el acto o resolución provenga de una autoridad formalmente electoral, ni
mucho menos de lo argumentado en los conceptos de violación de la demanda; sino por el contenido material de la norma, es decir, es necesario que ese contenido sea electoral o verse sobre derechos políticos.
Cabe recordar que en el 2011, la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, fijó la jurisprudencia de que “el Amparo es improcedente contra normas, actos o resoluciones de carácter electoral, razonando que para garantizar los principios de constitucionalidad y legalidad de los actos y resoluciones de los organismos electorales se instituyó un sistema de medios de impugnación para dar definitividad a las distintas etapas de los procesos electorales y al mismo tiempo garantizar la protección de los derechos políticos de los ciudadanos de
votar, ser votados y de asociación, cuyo trámite y resolución corresponden al TEPJF”.
En consecuencia, queda claro que el juicio de amparo que se promueva en contra de normas, actos o resoluciones (de contenido materialmente electoral o que versen sobre derechos políticos), incluso aquellos actos emitidos para hacer efectivas las normas electorales, resulta improcedente conforme a lo dispuesto en el artículo 73, fracción XVIII,
de la Ley de Amparo, en relación con los diversos numerales 99 y 105, fracción II, de la Constitución Federal. ASICh