La Secretaría de Economía, a cargo de Ildefonso Guajardo, confirmó que México quedará excluido de los aranceles de 25% para el acero y 10% para el aluminio y agregó que el proceso de negociación para la modernización del TLCAN sigue su curso y es independiente de cualquier acción.

"El proceso de negociaciones para la modernización del TLCAN sigue su curso de manera independiente a ésta o cualquier medida de política

interna que tome el gobierno de Estados Unidos".

A unas horas de que el presidente Donald Trump anunció que México quedará exento de los aranceles a dichos metales, dijo que el gobierno mexicano reconoce los problemas de exceso de capacidad en la industria de acero a nivel global, por lo que trabaja en una solución de largo plazo en instancias internacionales.

Aseguró que "en los últimos 20 años, la industria del acero y aluminio de América del Norte ha logrado un alto grado de integración. Los tres países de la región nos hemos convertido en los principales proveedores y compradores del acero norteamericano".